Documentación de marfil

Los especímenes elaborados con marfil de elefante (Loxodonta africana) se encuentran incluidos en el anexo A del Reglamento (CE) 338/1997, que en su artículo 8 (Disposiciones relativas al control de las actividades comerciales) prohíbe la compra, la oferta de compra, la adquisición y la exposición al público con fines comerciales, así como la utilización con fines lucrativos y la venta, la puesta en venta, el transporte o la tenencia para su venta.

Hay una serie de excepciones a esta prohibición, siempre que se obtenga un certificado expedido por la Autoridad CITES, y que puede concederse siempre que pueda demostrarse que los especímenes han sido adquiridos o introducidos en España antes del 1 de enero de 1986, lo que debe ser probado, preferentemente, de manera documental. El tiempo que se tarda en expedir el certificado no se puede conocer hasta que se presenta la solicitud, las pruebas de adquisición etc.

En la actualidad, en España, no se puede vender piezas de marfil sin documentación CITES.

En el caso de que se trate de antigüedades estarían exceptuadas de la prohibición indicada en los párrafos anteriores los especímenes elaborados adquiridos con al menos cincuenta años de anterioridad a la entrada en vigor del Reglamento, es decir antes del 1 de junio de 1947. Las autoridades competentes indican que en este caso no se requiere certificado CITES, pero el interesado debe probar que la pieza es anterior a la citada fecha. Para ello se estableció un sistema de certificados de antigüedad expedidos por la Federación Española de Anticuarios que acreditan que la pieza en cuestión es anterior a 1947.

La realidad actual es que para poder efectuar transacciones comerciales legales con piezas de marfil, sean anteriores a 1947 o no, es imprescindible que adjunten el Certificado CITES, presentando en las autoridades competentes de su expedición el certificado de antigüedad (también denominado “Certificado de garantía”) en el caso de piezas anteriores a 1947.

Es un proceso un poco largo y en el que hay que presentar fotografías y documentación y llevar a cabo desplazamientos a los distintos organismos que tramitan los certificados (de antigüedad y CITES). Muchas veces, por herencias o compras anteriores a la legislación vigente, no se tiene documentación de las piezas en cuestión y eso impide su transacción actual de manera legal.
Desde GALANTIQUA intentamos que todas las piezas que llegan a nuestras manos estén lo más documentadas posible y que cumplan con las leyes establecidas en España para su comercialización. Como conocemos el mercado, ofrecemos un servicio de tramitación para la legalización de piezas de marfil con el fin de conseguir una correcta documentación o posible transacción. En caso que por fecha de compra o adquisición sea posible su legalización*.


*(No nos hacemos responsables de aquellas piezas que no cumplan las fechas de antigüedad y cuya adquisición no haya sido realizada en términos lo más legales posibles, a veces no documentados)