EL BARGUEÑO O GABINETE

 

El gabinete o comúnmente llamado bargueño se compone básicamente de una estructura rectangular con diferentes puertas y cajones pequeños para guardar cosas. Esta tipología de mueble con base evolucionó en Francia y España a principios del siglo XVI. 
 
Los primeros muebles de este tipo eran denominados bargueños, papeleras o escritorios aquellos que constaban de una tapa que los cerraba frontalmente y que se abría mostrando una pequeña superficie horizontal para escribir.  Eran de pequeño tamaño y portátiles, diseñados para colocarlos sobre una mesa pero, conforme se avanza en el tiempo, se construyen de mayor tamaño, con una decoración más suntuosa y con base o patas a juego. Estas piezas eran muy conocidas en Inglaterra pero no se hacen de grandes dimensiones hasta el periodo de la Restauración de 1660. 
Escritorio “bargueño” en nogal parcialmente dorado y hueso torneado y grabado
siglo XVII con transformaciones del siglo XIX. 
BALCLIS 
Marzo 2011
Precio de remate: 5.000€
Están diseñados en esencia para guardar papeles importantes, monedas y otros objetos valiosos. Son piezas muy decorativas y para cuya consecución se plantea con materiales caros como piedras preciosas, marquetería con maderas exóticas (ébano, limoncillo, palma de caoba, palo santo…), marfil y hueso, engastes de metal dorado, carey… 
 Bargueño español de estilo barroco en marquetería de palisandro, nogal y placas de carey y marfil grabado
 mediados del siglo XIX 
BALCLIS
Mayo 2011
Precio de remate: 2.500€
Así mismo, los de mayor calidad tenían incluso en su interior verdaderos tesoros artísticos con paneles policromados con flores o diferentes escenas. 
Encontramos una gran cantidad de ejemplos en los que se plantea el uso de lacados procedentes de Oriente que se importan a Europa para piezas de valor como los grandes bargueños, en muchas ocasiones planteados como regalos diplomáticos.  
 
En esa maraña de cajones interiores se podían encontrar partes con llaves cerradas a los ojos de curiosos e, incluso, cajones o compartimentos secretos que solo el propietario conocía.
Eran piezas únicas que se hacían por encargo donde participaban varios profesionales (ebanistas, engastadores e incluso joyeros). 
Bargueño con Mesa San Antonio Sofía
Portobello Street
PIEZA NUEVA

 

Eran piezas tan admiradas que se han seguido haciendo en el siglo XIX e, incluso, hasta nuestros días. Las hay de las más variadas tipologías, materiales y, por supuesto, precio. Sin embargo, en la actualidad podemos encontrar ejemplos que son meras reproducciones o incluso pastiches de esos magníficos bargueños antiguos que nada tienen que ver con su calidad. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Acepto