Claustro de la Catedral de Santiago de Compostela

La estampa por excelencia de la capital de Galicia es la Catedral observada desde la plaza del Obradoiro. A la derecha de la fachada, desde la plaza, podemos apreciar un edificio que contrasta con la verticalidad de las torres, el claustro.

Este edificio alberga hoy en día el Archivo Catedralicio, la Sala Capitular (todavía en uso) y la Biblioteca. Fue construido en época de Alonso de Fonseca, entre 1521 y 1614, y en su construcción participaron Gaspar de Arce, Gil de Hontañón, Juan de Álava y Juan de Herrera y sustituyó a un claustro previo que databa del siglo XIII.
Torre del Tesoro
Las partes más reconocibles desde el exterior son la Galería de la Balconada, obra de Jácome Fernández en 1614, que da al Obradoiro, donde está situada la torre de la Vela y la fachada del Tesoro, que cierra uno de los laterales de la famosa plaza de Platerías, donde podemos apreciar la otra torre de este claustro conocida como torre del Tesoro.

Dentro de este maravilloso espacio, al que se puede acceder con la entrada al Museo Catedralicio, se encuentran la Berenguela (campana) original, fundida en 1729 por Güemes Sampedro, con un peso de casi 10 toneladas y unas espectaculares medidas (256 cm x 216). Fue retirada en 1990 de la Torre del Reloj debido a las grietas que ponían en riesgo su integridad.

La Berenguela y la campana de los cuartos
En el centro de este claustro se encuentra la Fons Mirabilis, fuente románica que es citada en el propio Códice Calixtino y que originariamente estuvo situada en la conocida plaza de la Inmaculada, entrada norte del templo, también llamada Puerta del Paraíso. En el códice se dice que hasta 15 peregrinos podían lavarse en ella antes de entrar en la Catedral de Santiago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Acepto