Los dientes de Waterloo

La batalla de Waterloo es bien conocida por ser la última dirigida por el militar y gobernante francés Napoleón Bonaparte. Con su Ejército del Norte se enfrentó a las fuerzas aliadas de Prusia, Inglaterra y Holanda. El 18 de junio de 1815 fue la jornada en la cual se desarrolló esta batalla, que a las 10 de la noche había terminado, dejando el campo sembrado con 50.000 cadáveres.

“La Batalla de Waterloo” de William Sadler
 

Pero lo que para unos fue su final para otros fue una oportunidad de enriquecerse. En la Europa de la época el consumo de azúcar se había incrementado considerablemente por lo cuál las prótesis dentales que comenzaban a ser utilizadas eran muy demandadas, sólo al alcance de las clases más pudientes. La base de estas era de marfil, en dónde se implantaban dientes reales, a precios elevados.

Imagen www.bbc.com
 
Tras la batalla los dientes de los soldados muertos se convirtieron en un bien deseado por todos los que podían permitírselo, dando paso a un negocio en alza. Estos dientes (en muchos casos independientemente de su procedencia) se comenzaron a conocer como dientes de Waterloo y es que era mucho más deseable tener los dientes de un joven muerto en batalla, que los de un cadáver de la morgue o los obtenidos por la profanación de una tumba.

Fuente: http://www.bbc.com/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Acepto