Un “queso” realmente viejo

El Kronan (la Corona en sueco) fue un navío de guerra, construido en Estocolmo por el diseñador inglés Francis Sheldon y botado en 1668. En aquel momento fue uno de los barcos más grandes del mundo y sin duda el mejor armado. En una arriesgada maniobra durante la batalla de Öland en 1676 el barco se escoró con las troneras abiertas y el agua comenzó a entrar en el interior haciéndola zozobrar. Prácticamente toda su tripulación falleció en el hundimiento.
Esta nave fue localizada en 1980 por el arqueólogo marino Anders Franzen a unos 6 km de la costa de Öland (Suecia), y de ella fueron recuperadas una gran cantidad de armas y objetos variados, existen unos 20.000 objetos catalogados. En 2005 aparecerían también más de 6.000 monedas dentro de un cofre. La investigación sobre este pecio es el proyecto submarino más largo de estas características en el país.
Foto AFP
Pero lejos de acabarse sigue sorprendiendo a los investigadores. Recientemente los submarinistas hicieron un descubrimiento insólito e un recipiente que se encontraba sepultado bajo una capa sedimentaria que hizo que quedase sellado herméticamente. El contenido era nada más y nada menos que un queso, un queso con unos 340 años de antigüedad. Una pasta con olor a los típico mohos internos de quesos como el roquefort y una textura cremosa. Ahora será estudiado en la universidad de Uppsala, cerca de la capital sueca.
Vía: http://www.thelocal.se/
        http://www.wrecksite.eu/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Acepto