Artista joyero VS joyero artista: Suzanne Belperron

joyería

Suzanne Belperron en su taller. Fuente

En pocas ocasiones reconocemos la presencia de mujeres en el ámbito artístico, curiosamente, tampoco en el terreno de la joyería, frontera eminentemente femenina. Además de las emblemáticas casas joyeras que proliferan durante el siglo XX y que entienden ya la joya como un complemento necesario de la indumentaria femenina, destaca, por un lado el olvidado nombre de Jeanne Toussaint, creadora de la icónica pantera de la casa Cartier en los años 40. Por otro lado, y dentro del grupo de los joyeros que entienden su trabajo como autentica práctica artística, fuera de las divisiones entre artes menores y mayores, es imperativo hablar de la diseñadora Suzanne Belperron.

Talento precoz

Nacida en la Francia oriental un 26 de noviembre de 1900, Madeleine Suzanne Marie Claire Vuillerme, muestra pronto un profundo interés y talento para el diseño, estudiando en la Escuela de Bellas Artes de Besançon dibujo y joyería. En 1919 se traslada a París, donde es contratada por Jeanne Boivin, viuda de René Boivin y directora tras su muerte de prestigiosa casa joyera Boivin. Allí la creatividad de Suzanne toma rienda suelta y su talento fue celebrado en forma de una reputación internacional para la casa. En 1924, con tan sólo 23 años, la joven Suzanne se convirtió en codirectora de la institución. Ese mismo año contrae matrimonio con el ingeniero Jean Belperron.

joyería

Marie-Berthe Aurenche (Madame Max Ernst) portando un collar,
un brazalete y un anillo de oro y topacios diseñados por Suzanne Belperron para Herz (1935) Fuente

En los años 30 Suzanne emprende un nuevo camino fuera del ámbito Boivin para usar a trabajar con Bernard Herz, un comerciante de perlas que le aseguraba el reconocimiento total de sus diseños y una libertad creativa total. Fue precisamente este periodo el más prolífico de su carrera, espoleado por la presencia de sus creaciones en revistas como Vogue o Harper’s Bazar.  Durante la ocupación nazi de París, el origen judío de Bernard Herz supuso un duro golpe para el negocio, que tuvo que cambiar de nombre para asegurar su futuro a Suzanne Belperron SARL. La diseñadora ni siquiera paró durante el conflicto bélico, uniéndose a la Resistencia francesa, valentía por la cual se le concedió la Legión de Honor en 1963.

Mon style est ma signature

El estilo de Suzanne Belperron se desvinculó pronto de la rigidez y geometría del Art Decó para adentrarse en un mundo único de formas orgánicas, inspiradas en la naturaleza y motivos orientales de las civilizaciones egipcia, asiria y las culturas del Lejano Oriente. Fue también una de las primeras en combinar piedras preciosas con materiales semipreciosos como el cuarzo o el cristal de roca, siempre en motivos de líneas suaves, dinámicas, coloridas y delicadas. Un je ne sais quoi que era para muchos inconfundible y reconocible al instante por la “fluidez abstracta de sus formas, el brillo faraónico o azteca que le otorga una pátina de siglos de antigüedad y una técnica sumamente personal en la colocación de piedras preciosas sobre otras semipreciosas más grandes”, en palabras del periodista Cécile Sandoz en el San Francisco Sunday Chronicle de 1961.

joyería

Diseños de “hoja” y “espiral” para pendientes de clip en oro. Fuente 

    

joyería

joyería

Broche de esmeralda, diamantes, platino y oro gris (1932-1955)
y pendientes Paisley de zafiros y esmeraldas sobre oro (1955-1969). Colección vintage de Belperron.Fuente

Con la misma profesionalidad y mimo que un sastre, Suzanne recibía a sus clientes con un trato personalizado, aconsejando a los mismos en la mejor combinación de acuerdo a su fisonomía y características físicas: tono de piel, cabello, color de ojos, medidas completas de las muñecas o el cuello. Sin una tienda física, cada alhaja estaba hecha a medida. A la medida de Gary Cooper, Christian Dior, Jean Cocteau, Adèle Astaire o el Duque de Windsor.

joyería

Extracto del libro Jewelry by Suzanne Belperron: My style is my signature” (Patricia Corbett y Ward Landrigan, 2016). Fuente 

Su estilo era su firma, y entendió que la originalidad de sus piezas era razón suficiente para su identificación.

Paradójicamente, tras el cierre de la compañía Herz-Belperron (nombre que adquirió cuando el hijo de Bernard Herz heredó la parte correspondiente de la compañía) en 1975, su nombre cayó en el olvido hasta que en 1987 la colección de joyas de la Duquesa de Windsor saliese a subasta en Sothebys. Sin embargo tan sólo 5 del total de 14 piezas diseñadas por Belperron fueron identificadas.

joyería

Extracto del libro Jewelry by Suzanne Belperron: My style is my signature” (Patricia Corbett y Ward Landrigan, 2016). Fuente 

Un legado recuperado

En 2015, Ward Landrigan, encargado de la sección de joyas en la casa Sotheby’s de Nueva York, junto con su hijo Nico Landrigan, abrieron la tienda Belperron en la Quinta avenida neoyorquina, con piezas creadas a partir de los archivos personales de la diseñadora. Se trata de un compendio de más de 9.200 pinturas de gouache y diseños, que engrosan, a su vez, el volumen “Jewelry by Suzanne Belperron: My style is my signature” (Patricia Corbett y Ward Landrigan), publicado en enero del pasado 2016 como volumen monográfico de la diseñadora, con más de 300 fotografías de su colección privada e ilustraciones de buena parte de sus diseños. Se cree que Suzanne realizó entre 3000 y 5000 joyas en vida, pero del mismo modo dejó abocetadas otro tanto.

joyería

Collar perteneciente a la Duquesa de Windsor, subastado por última vez en Sotheby’s en 2015. Fuente 

En diciembre de 2015, dentro de la subasta Magnificent Jewels celebrada en Sotheby’s Nueva York, dos lotes compuesto por un par de brazaletes y un collar realizados en oro blanco, calcedonia, zafiro y diamantes y pertenecientes a dicha colección de la Duquesa de Windsor, se remataron en 526.000 y 430.000 dólares respectivamente. Las piezas diseñadas bajo la nueva compañía siguiendo los diseños de Belperron oscilan entre un precio medio de 67.700 dólares, alcanzando los 625.000 la pieza más elevada.

Fuentes:

AROCA BERNABÉU, Inmaculada., “Joyería Art Decó: nuevas modas, nuevas joyas”, II Congreso Europeo de Joyería. Vestir las joyas. Modas y modelos (noviembre 2013), Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, pp. 328-339. Disponible en: https://sede.educacion.gob.es/publiventa/ii-congreso-europeo-de-joyeria-vestir-las-joyas-modas-y-modelos/museos/20718C
http://www.belperron.com
http://www.telegraph.co.uk/luxury/jewellery/belperron-the-story-of-the-almost-forgotten-french-jeweller-whos/
http://www.architecturaldigest.com/story/suzanne-belperron-sothebys-sale
http://www.sothebys.com/en/auctions/2015/magnificent-jewels-n09440.html#&page=all&filter=artists/Belperron%2C%20Suzanne&sort=lotSortNum-asc&viewMode=list&lot=459&scroll=1488

UN ARTÍCULO DE IRENE PÉREZ MÉNDEZ