Blog Galantiqua

camafeo-5

EL CAMAFEO; UNA JOYA MUY ESPECIAL

¿Qué es?

Se denomina “camafeo” a todo relieve obtenido en piedra preciosa, generalmente de colores muy variados y con delicadas figuras. Solían utilizarse piedras como las ágatas, destacando sobre todo sus variedades sardónica y ónice, por sus maravillosas propiedades para facilitar la talla.

CONOZCAMOS UN POCO DE SU HISTORIA…

El origen del camafeo se sitúa en Alejandría, Egipto. En la antigüedad, la gente usaba camafeos para representar una ética o moral, o para hacer una declaración sobre su fe o lealtad; también eran muy valorados en la cultura grecorromana y persa, siendo muestra de ello los numerosos ejemplares que se han hallado. 

Lo que ha ido cambiando a lo largo de los años son las representaciones que se hacían en los mismos, mientras que en Grecia y Roma lo más común era figurar temas bíblicos, mitológicos o relacionados con la belleza femenina, en el renacimiento, este tipo de prácticas se mantienen gracias al afán de algunos coleccionistas como el Papa Pablo II o el Cardenal Francesco Gonzaga, que contaba con más de quinientos ejemplares de los camafeos más vistosos que había podido adquirir. 

Durante el Periodo Isabelino, son las mujeres las que comienzan a coleccionar este tipo de joyería como un motivo de distinción social y estatus aunque a lo largo del siglo XVIII, los hombre compraron numerosas gemas talladas con la intención de marcar su prestigio y cultura.

Pero el cambio verdaderamente significativo llegó en la Época Victoriana, momento en que la popularidad de estas afamadas joyas creció mucho por influencia de la Reina Victoria de Inglaterra. A partir de este momento pasaron también a tener gran prestigio en las cortes de toda Europa, generando un gran afán coleccionista. 

AUTENTICIDAD DE UN CAMAFEO… 

Actualmente, muchos camafeos se fabrican a partir de materiales plásticos, resinas o vidrio, sin embargo, no tienen mucho valor comercial, ya que están considerados como “falsos”. 

Los verdaderos camafeos se tallan manualmente. Si el camafeo está fabricado en concha, coral, lava, ágata, ónix u sardonix, estaremos ante un camafeo auténtico. Otra pequeña diferencia entre los camafeos de poca calidad y los hechos con materiales naturales, es que estos últimos, mirados de cerca con una  lupa no deben tener rayas, estas son muy comunes en los camafeos de plástico o vidrio porque se resquebrajan más fácilmente. Aunque debemos considerar que un camafeo auténtico podría tener, a su vez,  marcas de tallado.

¿QUÉ MÁS PODEMOS MIRAR PARA VER SI NUESTRO CAMAFEO ES AUTÉNTICO?

Así mismo, es interesante fijarse en la calidad del dibujo; hacia donde mira la figura representada (los más antiguos suelen mirar hacia la derecha); prestar atención al tipo de broche, ya que los más añosos suelen tener cierres muy sencillos, sin ningún tipo de seguridad adicional; así mismo, el peso también puede ser un factor a tener en cuenta, ya que los camafeos falsos suelen tener una base de metal que aumenta considerablemente el peso, algo que puede detectarse simplemente en la mano…

Independientemente de estos pequeños trucos, antes de comprar o vender cualquier pieza de valor, es importante recurrir a tasadores especializados, para verificar su autenticidad.

Y ahora… Hablemos de precios…

Los camafeos son una joya que ha permanecido vigente a través del tiempo, más ahora que todo lo vintage parece ser tendencia, esta especial demanda también repercutirá en su precio de compra, haciendo que este suba. Así mismo, otros factores como el tamaño, la calidad de su talla, su estado de conservación o los materiales con los que esté hecho, ayudaran a determinar el precio final de la pieza. 

El coste de un camafeo autentico y antiguo suele alternar entre los 200 y los 1000 – 1200 euros. Esta diferencia tan abismal se debe a que hay algunos de ellos que se encuentran decorados con piedras de muchísimo valor.