Blog Galantiqua

jose-maria-pedraza

JOSE MARÍA PEDRAZA OSTOS Y LA FIRMA EN SELLO

UN POCO DE SU VIDA …


José Pedraza Ostos (1880-1937) es un pintor y grabador nacido en Sevilla. En la escuela de Bellas Artes tuvo como maestros a Eduardo Cano, Fernando Tirado y Francisco Narbona. Sería José Jiménez Aranda la persona que le enseñó a grabar.

Se traslada a Madrid en 1901 con el pretexto de estudiar unas oposiciones. Era un gran admirador de Goya y comenzaría en Madrid a trabajar con aguafuertes en 1917, siendo uno de los escasos artistas sevillanos dedicados a esta técnica. No dejó las otras técnicas y seguiría en esos años desarrollando obra en óleo y acuarela.

Fue premiado con la medalla de oro de Panamá de 1916 con un óleo y en las Nacionales de 1924, 26 y 34 con tercera, segunda y primera medallas, respectivamente. En 1927 inaugura en el Pabellón de Arte Antiguo de Sevilla. Reconocido en el mundo del aguafuerte por sus obras le llevaron a conseguir numerosos premios en distintos certámenes.

ILUSTRADOR DESTACADO

Algunos de sus trabajos sirvieron incluso como ilustraciones para importantes revistas Nacionales. Sin duda, era un maestro del dibujo y presentaba un estilo de la época marcado por el conocimiento de la técnica, pero también por colorido y un dibujo exquisito. 

GRABADOR DE GRAN MAESTRÍA

Encontramos una gran cantidad de grabados realizados en las diferentes técnicas con total maestría. Admirador de grandes ilustradores como Goya, plasma en su obra la influencia de estos grabados históricos con obras de alta calidad. 


SU ORIGINAL FIRMA EN SELLO

En la obra de este autor encontramos en algunas piezas una firma realizada en directo (como en los óleos), pero en muchos de sus dibujos (acuarelas sobre todo) encontramos una original firma realizada en sello con una grafía muy especial de marcado estilo Modernista. 

Las letras se entrecruzan en dos líneas destacando en la parte superior “José” y en la arte inferior “Peraza” donde la “P” envuelve a la “e” y la “z” es el nexo de unión entre el nombre y el apellido. Todo ello aparece dentro de lo que sería una decorativa “O” que encierra toda la grafía y crea un dibujo en sí mismo.