cuatro-jinetes-del-apocalipsis-durero

Originalmente copiados

La doble moral con respecto a las copias.

Debemos tener en cuenta que siempre se han hecho copias de las obras de los artistas más famosos. Se copiaban cuadros como parte de la enseñanza para aprender las técnicas, mezcla de colores… es algo que ha estado siempre presente, la cuestión no es si la obra es original o una copia, es simplemente ser conscientes de lo que tenemos entre manos, es decir, ser conscientes del hecho de que la obra que tenemos en casa, es o no es, una copia de un original. 

El problema es que en la actualidad y más bien desde el siglo XIX tendemos a ver a las copias como algo malo, pero, sin ir más lejos, “La última cena” de Leonardo da Vinci, una de las obras más icónicas de la historia del arte, tuvo una copia, profundamente desconocida, hecha por el estudio del artista pocos años después de la original, que se pintó en 1499. Es una copia hecha sobre lienzo que nos ofrece una visión de cómo era esta pintura en su concepción original, antes de que la pátina del tiempo se posase sobre el fresco.

Esta obra no es, ni mucho menos, la única que ha sido copiada, continuando con el extraordinario Da Vinci, otra de sus obras que ha sido reproducida hasta la saciedad ha sido “La Gioconda”, un cuadro que siempre ha ostentado una llamativa áurea de misterio que llevó al autor a conservar y proteger su obra con recelo, ya que desde que Leonardo comenzó a pintar su aclamada Mona Lisa, la obra se hizo muy popular, especialmente entre los pintores del momento, como Rafael, que llegó a hacer alguna de las copias más reconocidas, aunque no fue el único.

Debemos tener en cuenta, de este mismo modo, que el original siempre tendrá su magia y tuvo su momento, pero en la actualidad, con la era digital infectando todo el género artístico, con lo avanzados que nos encontramos en relación a los procesos reproductivos, esta claro que va a haber copias, pero las hay de todo lo que nos podamos imaginar, no solamente de obras de arte, tenemos imitaciones de relojes, moda, tecnología… la diferencia entre estas falsificaciones actuales y las diferentes copias que hemos mostrado, como por ejemplo, de la Gioconda, es que antaño la copia tenía valor en sí misma, puesto que no cualquiera podía realizar una obra de calidad, pero actualmente si se puede, de forma relativamente sencilla, plagiar el trabajo de cualquier artista sin poseer ningún talento. Por esto debemos tener presente que el concepto que tenemos de copia a día de hoy no es el mismo que había siglos atrás.

La diferencia entre lo plagiado  y lo copiado.

Continuando con la idea anterior, lo importante como potenciales clientes, a la hora de invertir en algún producto es saber exactamente en lo que vamos a emplear nuestro dinero. Partiendo de esta base, la diferencia entre plagio y copia radica principalmente en que el plagio se hace pasar una idea no propia, como original propia, mientras que en la copia se repite una idea ajena tal cual ha sido producida, pudiendo remitirse al autor original.

Algunas de las ofertas más llamativas…

Debemos reconocer que vivimos en un mundo donde con un poco de paciencia y ganas, podemos encontrar todo lo que nos propongamos en la red, pero lo cierto es que no deja de ser un doble rasero, ya que al tener a nuestra disposición todo tipo de objetos, nos vemos obligados a desarrollar un criterio válido que nos permita discernir lo auténtico de una estafa.

Entre la gran diversidad de ofertas que se pueden encontrar tenemos algunas ciertamente llamativas como http://antiguorincon.com/, donde tendremos a nuestra disposición objetos antiguos que han servido para rodar películas o series basadas en otro momento histórico. No se trata, por tanto, de réplicas si no de objetos antiguos utilizados en el pasado como mobiliario, decoración o arte, entre otros, que se ofrecen a productoras, decoradores y coleccionistas.

Así mismo, otro de los objetos más demandados por los coleccionistas e historiadores, tanto a modo de recopilación como para llevar a cabo recreaciones históricas son las armas. Las recreaciones históricas son una actividad en la cual los participantes recrean algunos aspectos de un evento o periodo histórico. Puede ser uno muy estrechamente definido, como una guerra u otro evento concreto, o uno de más amplia cobertura. Podemos encontrar todo tipo de propuestas como http://aceros-de-hispania.com/ donde podemos toparnos desde la espada del General Maximus hasta la de Julio César, pasando por la Gladius Romana, todo ello dejando claro desde el primer momento que estamos hablando de réplicas. 

El valor de una buena copia.

El valor de una buena copia reside exactamente en lo mismo que una original; la calidad del trazado o la pincelada en caso de que hablamos de una pintura, la calidad del material si nos referimos a mobiliario, si las fibras son naturales o sintéticas en caso de que nuestro caso de estudio sea la ropa… la verdad es que el hecho de que algún objeto esté inspirado en otro no influye en su calidad, si no solamente en su precio. Por eso podemos decir que, en realidad, valoramos más el original que a la copia, por lo que implica, por lo que entendemos que es, no porque esté mejor hecho ni tenga mejor calidad. De echo, estableciendo un paralelismo con las réplicas que tenemos de “La Gioconda”, algunos estudiosos afirman que ciertas versiones posteriores son incluso mejores que la principal. Aún así, todos continuamos venerando la famosa mujer pintada por Da Vinci, lo que demuestra que no damos el mismo valor a las reproducciones, no porque tengan una inferior calidad, si no porque si todas fueran iguales, si las pusiéramos a la misma altura, todas y cada una de ellas se verían bruscamente devaluadas. El original es valioso, apetecible e inestimable.

Algo muy diferente es lo que sucede cuando nos venden una copia haciéndonos creer que se trata de algo auténtico. En esta  desafortunada situación no influye sólo el hecho de que probablemente estemos invirtiendo nuestro dinero en un plagio de valor cuestionable, si no la sensación de engaño y fraude, que empeora todavía más una situación difícil de por sí. La diferencia de comprar una copia, a sabiendas de que lo es, y hacerlo pensado que se trata de una obra auténtica, es el conocimiento. Si no somos conscientes, estamos siendo víctimas de una estafa como cualquier otra.

Así mismo y a modo de conclusión, señalar que el mundo de las copias es, por otra parte, tan amplio como el de los originales, podemos encontrarnos inspiraciones de incalculable valor, como algunos de los cuadros que se han mostrado anteriormente y podemos encontrarnos falsificaciones burdas, toscas y ordinarias, es en este punto donde nos corresponde a nosotros saber reconocer la diferencia y, en caso de no tener los conocimientos suficientes para saber hacerlo, tomar la decisión de recurrir a un profesional en la materia que pueda orientarnos de forma correcta.

Webgrafía

http://domuspucelae.blogspot.com/2011/02/visita-virtual-la-gioconda-el-eterno.html

http://www.mcu.es/cultura20/web/guest/agenda/cultural/mcu/listado/detalle;jsessionid=2FE89102DC182F77B8FFF5E02AFFF889?p_p_id=MCU_AGENDA_13&p_p_lifecycle=0&p_p_state=normal&p_p_mode=view&p_p_col_id=column-2&p_p_col_pos=1&p_p_col_count=2&p_r_p_564233524_event=1337025

https://decoracion.trendencias.com/arte/originalmente-copiado-a-favor-o-en-contra-de-las-replicas-de-obras-de-arte

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/otras-mona-lisa-copias-gioconda_12819

https://www.20minutos.es/noticia/2510188/0/escultura/grecia-roma/copias/

https://www.abc.es/cultura/arte/abci-copia-ultima-cena-vinci-revela-tiempo-oculto-201803221027_noticia.html

https://www.aceros-de-hispania.com/infer.asp?ac=5&trabajo=listar&pa=romanas&sg=romanas

https://www.antiguorincon.com/inicio/vidriera-emplomada-de-gran-puerta-de-armario-con-magnifica-talla-artesanal-5477