jose-maria-pedraza

VICTORIO MANCHÓN: EL GRAN ACUARELISTA OLVIDADO

Pese a su corta trayectoria artística debido a su fallecimiento repentino el 9 de Marzo de 1969, Victorio Manchón Esteban es el artista internacional más importante que ha dado Melilla. Su técnica con las acuarelas está a la altura de los más grandes pintores gracias a su creatividad.

victorio manchon

Imágenes retrospectivas del pintor melillense Victorio Manchón. Trápana 1991

Era un hombre de buen carácter y sencillez que unido a su técnica y su temática, gozaron de una gran aceptación entre el público gracias a su abundante producción artística de óleos y acuarelas.

Sus acuarelas destacan claramente sobre los óleos, debido a su minuciosa técnica y proliferación de obras.  

Destacó en el dibujo desde su juventud pero no sería hasta después de realizar el servicio militar cuando se planteó seriamente dedicarse a la pintura a través de concursos realizados por Sindicatos y el Ayuntamiento. Sin embargo, pronto decidiría, apoyado por su entorno, abandonar Melilla en busca de nuevos horizontes. Su éxito se repitió en cada ciudad que presentaba su obra, llegando a alcanzar fama incluso en el extranjero. Por desgracia falleció antes de dar el salto definitivo no pudiendo exponer Francia e Italia.

EXPOSICIONES

Hasta mediados de los cincuenta Manchón expondría sus obras en concursos locales, incluso después de instalarse definitivamente en la Península.

El primer concurso que ganó una de sus obras fue gracias a su cuñado José Soriano Colmenero que le presentó sin su consentimiento. Durante los años sucesivos, Victorio Manchón participaría en diferentes concursos y certámenes tanto de su ciudad natal como a territorio nacional.

En Julio de 1959 expuso en solitario dieciocho óleos y doce acuarelas con el patrocinio de Turismo en el Casino Español de Melilla. Los críticos de la ciudad caerían rendidos ante su obra y, desde la primera exposición, todo fueron elogios y ventas. J. Llamas escribiría: “Oleos bien trabajados y expresivos…Todos son buenos…Aún mejores sus acuarelas… y es que, Manchón posee un sentido y una aptitud natas de acuarelista”.

Tras estas valoraciones positivas, Manchón realiza sus próximas exposiciones dedicándose mayoritariamente a las acuarelas, ya que era la técnica que más gustó a la crítica y con la que más cómodo se sentía.

El artista declaró dedicarse a la acuarela después de acudir a una exposición de Ceferino Olivé en Madrid, donde quedó fascinado por su obra. Su influencia lo llevará a tratar de capturar el momento, el paisaje, el color e, incluso, el ambiente a base de marcadas pinceladas pero sin perder detallismo.

victorio manchon

“Paisaje con Puerto” Victorio Manchón 1958
Vista de la Dársena pesquera del puerto de Melilla, Patrimonio artístico municipal. Trápana 1991

Manchón se afinca en Piñares de Aller, un pequeño pueblo asturiano, a finales del año 1959 dedicándose a perfeccionar su técnica . Además de pintar acuarela, en esa época también pintó interiores de locales comerciales, como las pinturas realizadas en los techos de la desaparecida Cafetería París y un mural al óleo que pintó en la cafetería Tropicla Rudi. En el año 1991 esa pintura mural se valoró en 6 millones de las antiguas pesetas; que hoy en día, con los cambios del IPC y cambio de moneda, serían aproximadamente unos 70.000€

victorio manchon

“Amamantando” Victorio Manchón.
Óleo, Patrimonio artístico municipal. Trápana 1991
 

Desde que se fue de Melilla Manchón expuso en Oviedo y uno de los lugares asiduos para exponer su obra fue en “La Cueva”. De hecho, en el año 1961, salió publicado en un diario local una exposición de siete acuarelas; dos con imágenes de París, una sobre un pueblo de Lerma en Castilla y cuatro con temáticas asturianas.La temática asturiana será recurrente en su obra, aunque en ocasiones  también buscará la inspiración en los parajes de Burgos, Segovia o León.

En septiembre de 1962 celebra su última exposición con motivo de las fiestas de La Virgen de la Victoria en el Ayuntamiento, donde expuso seis acuarelas. Por esta época el artista abandonó sus temas melillenses sustituyéndolo por la magia de Asturias, representada en forma de brumas, montañas y mar, aunque en algunas ocasiones escogía los páramos de Castilla para plasmar su arte.

Su obra fue muy cotizada y admirada en Asturias, donde se le llegó a llamar “Pintor de Asturias” por sus años de trabajo en Piñeres de Aller. Las galerías de Nueva York le invitarían en muchas ocasiones, pero el artista se negó a acudir enviándoles sus acuarelas en pos de preparar alguna exposición que finalmente no llegó a celebrarse debido a su defunción.

victorio manchon

Victorio Manchón junto a una de sus acuarelas de paisaje Asturiano, 1968. Trápana 1991

HOMENAJES

Tras su muerte y, en los años sucesivos, se realizaron múltiples exposiciones y actos en su memoria, celebrando no solo su obra, sino la gran persona que era.  

En 1992 se bautiza a la Escuela Municipal de Arte con su nombre.
En el año 1994 el escultor Mustafa Arruf creó un busto del pintor que se ubicaría en la sala de exposiciones del Centro Asociado de la UNED en Melilla.
El 18 de marzo de 2005 la Ciudad de Melilla denomina una calle con el nombre de Pintor Victorio Manchón.

HABLEMOS DE PRECIOS

A pesar de su fama nacional, quizás algo centrada en Asturias y Melilla, e internacional con obra en New York, no es fácil encontrar obra del artista en el mercado. No hay galerías que tengan obra del artista a la venta, por lo que suponemos que la mayoría de su obra está en instituciones y en colecciones particulares. Las pocas obras a la venta consultadas tiene un precio en el mercado nacional de aproximadamente 1.000€, que, sin embargo aumentan hasta los 2.500€ en el mercado americano.

Fuentes:

http://aemel.com/wordpress/wp-content/uploads/2017/10/TRAPANA-5.pdf

https://es.wikipedia.org/wiki/Victorio_Manchón