miro 6

PEDRO ALFÉREZ; UN MAGNÍFICO ACUARELISTA AL QUE NO LE GUSTABAN LAS EXHIBICIONES

Pedro Alférez (Inca 1925 – Barcelona 1987).

Nacido en Inca (Baleares) en 1925 realizó sus estudios en Barcelona con Antonio Ayné y Armando Domenech. Prolífico historietista español que trabajó también el mercado francófono. Inició su carrera profesional durante los años cuarenta, trabajando en cuadernos de editoriales como Ameller y en revistas como Leyendas Infantiles y Pulgarcito.

En 1946, junto a su hermano el guionista Feralgo (Fernando Alférez), fundó su propio sello, Éxito, con el que publicaron algunas colecciones que no sobrevivieron más que algunos meses en los quioscos.

En 1949 publica su primera serie de larga duración, Mascarita (Grafidea, 1949), con guiones de Federico Amorós. Durante toda su vida alterna el dibujo de historietas con la realización de paisajes en acuarela.

Expone por primera vez sus paisajes en 1951 en el Museo de Arte Moderno de Barcelona con la Agrupación de Acuarelistas de Cataluña y se marcha a Valencia en 1954, siendo fundador de la Agrupación de Acuarelistas de Valencia. En junio y octubre de 1955 se celebrarán en esa ciudad las primeras muestras colectivas que se extienden por Godella, Segorbe o Madrid.

En 1956 expone junta a Vicente Palay en la Sala Velasco de la Rambla de Cataluña y en junio de ese mismo año en la Casa de la Cultura de la Caja de Ahorros de Mataró.

UN CONOCIDO DIBUJANTE DE HISTORIETAS

A finales de los años cincuenta ilustró para la Editorial Bruguera gran cantidad de libros de la colección Historiascomo, Un Capitán de quince años, Guillermo Tell Viajes de Gulliver, entre otros. En 1958 emigró a Francia, donde continuó la serie Brik, le Corsaire du Roi, y a Alemania. En Alemania fue uno de los muchos artistas que ilustró una serie humorística muy popular en aquel país: Fix und Foxi.

De vuelta en España en 1975, participó en la fundación del Club DHIN y colaboró en Strong y Tío Vivo. Expone en el Palacio de la Virreina de Barcelona en 1976 y, de nuevo en 1978, con el cuadro “La Corrida”.

Usaba distintos pseudónimos: Casio, P. Casio, Pero Reverte, Peter, Piter

POCA REPERCUSIÓN EN EL MUNDO DE LA ACUARELA POR PROPIO DESEO

No era partidario de presentarse a premios o competiciones artísticas, por lo que encontramos muy pocas referencias de este tipo ya que no le gustaban los alardes y las exhibiciones, si bien su acuarela goza de un minucioso estudio precio y un conocimiento extenso de la técnica, además de una marcada sensibilidad.