arcon-antiguo-de-roble-tallado

LOS RELOJES DE SOBREMESA

Los relojes domésticos no empezaron a usarse en Inglaterra hasta 1600 aproximadamente, pero aparecieron en Europa mucho antes, en concreto en el sur de Alemania. Los ejemplares más antiguos son relojes de pared con mecanismo de pesas y casi siempre de corta duración; sin embargo, la invención del muelle de espiral hacia el año 1500 permitió la fabricación de una gran variedad de relojes de sobremesa, más fáciles de transportar que los de pesas y con frecuencia con una gran complejidad.

El reloj de sobremesa viene del reloj de ménsula o “bracket”, aunque este término sea un poco confuso, ya que este tipo de relojes no descansan verdaderamente sobre ménsulas, sino que probablemente estaban pensados para ser colocados sobre una mesa, aparador o chimenea. También se les llamó a este tipo de relojes “reloj de muelle”, pero es un término impreciso, ya que hay relojes de pared que también funcionan con ese mecanismo. El bracket de primeros años tenía la característica de que era portátil, lo que condicionaba en gran medida su mecanismo. Fue hacia 1800 cuando el escape de paleta quedó definitivamente sustituido por el de áncora en los relojes de ménsula.

relojes de sobremesaEstilo imperio III en mármol negro y bronce dorado Francia s. XIX

RELOJES DE SOBREMESA: EL MODELO FRANCÉS

En la segunda mitad del siglo XVII y primera del XVIII se llevaban a cabo sobretodo en Francia relojes muy ornamentales, aspecto que se convirtió en un factor dominante. La decoración de los relojes era de lo más variada con molduras, carey, dorados, incrustaciones e incluso chapado, que los hacían piezas de verdadera decoración. Continuaron haciéndose durante el siglo XIX en Francia, siendo exportados hacia el resto de Europa e imitados por los propios países (calidades más bajas). Los podemos encontrar de diversos materiales, tamaños y precios de lo más variados, ya que podemos encontrar piezas de no más de 100€ a piezas de miles de euros que suscitan peleas en las subastas. 

relojes de sobremesaEstilo Luis Xv en bronce con placas de mármol blanco. S.XIX

HABLEMOS DE PRECIOS

El valor dependerá en gran medida de la calidad de los materiales (mármol, porcelana de calidad, bronce dorado…), de la fecha (s. XVIII-XIX y no imitaciones posteriores) y de la estética (piezas agradables a la vista por el tipo de figura o representación). 

De todas maneras, son piezas que en nuestro país tienen una salida en el mercado muy limitada, porque no encajan con los gustos actuales. Es complicado que ahora se compren piezas de este tipo para poner en la chimenea o en una mesa/consola, por lo que los precios han bajado de manera considerable. Podemos encontrar perfectamente piezas de buenos materiales (mármol negro), con una estética destacada y funcionando perfectamente desde 100-150€ hasta los 300/500€ algo impensable hace años. 

Un artículo de Ana Paula Castro