arcon-antiguo-de-roble-tallado

Candeleros y candelabros


Un candelero es un objeto destinado a sostener un cirio. Si sostiene más de uno se conoce como candelabro. Forma parte de las liturgia cristianas, desde la época romana.

Sus tamaños son muy variados y generalmente están realizados en metal, siendo algunos auténticas joyas de orfebrería.

Fue el obispo Durandus, en el siglo XIII, quien comenzó la tradición de situar los cirios encima de la mesa de altar, ya que antes se solían situar en los laterales del mismo, no sobre él. Actualmente, es menos frecuente su uso en las celebraciones ordinarias, donde el cirio se suele situar encima del altar, sobre un soporte bajo.

¿CUÁNTOS SE SUELEN USAR EN LAS LITURGIAS?

Las Consuetudines Farfenses del siglo XI dictan la norma: se deben poner dos en la celebración eucarística ordinaria, seis en las misas solemnes y más en las exposiciones del santísimo y otras fiestas. En los orígenes de la Iglesia, los candelabros eran suspendidos del techo o anclados en las paredes laterales. La costumbre de situarlos en el altar, o sobre él, no se generalizó hasta el siglo XVI.

www.holyart.es

PARTES Y TIPOS DE CANDELEROS

Los candeleros, normalmente, están formados por un pie, la arandela, que otorga estabilidad al mismo, además de ser útil para recoger la cera del cirio que pueda derramarse. A su vez, una columnilla o barreta, de diversas alturas y de variadas ornamentaciones, se asienta sobre la arandela y eleva el cañón, de forma cilíndrica, para sujetar la vela o el cirio que se dispone en el hueco de su cima. En función de su tamaño y su forma, se observan diferentes tipologías de candeleros. Si poseen un gran diámetro de cañón, se les conoce como blandón o hachero.

Cuando se ramifican sus brazos desde la barreta, se conocen como candelabros. Si son de pequeñas dimensiones, de arandela plana y mango para un cómodo transporte, son palmatorias. Cuando su base es grande y su columnilla alta y fuerte, reciben el nombre de ciriales. A la agrupación de varias, para aumentar la potencia de la iluminación, se conoce como candelería.

¿CUÁL ES SU FUNCIÓN?

Sostener el cirio encendido, que daba comienzo a la acción litúrgica. Posee una función práctica, de iluminar el área del altar, por eso son de gran altura los candeleros, y para las lecturas. Pero también una simbólica, ya que representa al creyente en el altar, a su alma ardiente por la fé (Mico, 2014). Además, la luz del cirio simboliza la vida, el calor de la luz divina, la gloria de la resurrección, ya que desde antaño, el fuego se asocia con Dios. Entonces, podemos afirmar, en términos religiosos, que la función del candelero es la de sostener la luz de Dios, ser su pilar.

HABLEMOS DE PRECIOS…

El valor estimado para un candelero varía en función de su ornamentación y tamaño. Los candeleros de altar, del siglo XX, podemos encontrarlos por un precio inferior a los 100€ , incluso nuevos, en cambio, hacheros de mayor tamaño, los cuales se suelen vender en parejas para crear simetría, poseen un valor entre los 300- 450€, en ventas particulares.