REPARTO DE HERENCIAS

El reparto de una herencia de manera equitativa puede ser un tema bastante complicado. Desde mis años de experiencia puedo decir que el hecho de tomar la decisión de hacer un reparto equitativo de una herencia asesorado por un profesional puede evitar muchos problemas presentes y futuros. 

Puede ser que un familiar (cercano o más lejano) haya fallecido y tengamos, por ejemplo, que vender la casa… el problema ya surge en cuando encontramos esa casa llena de cosas incluyendo muebles, joyas y distintas obras de arte o piezas… qué hacemos? Las repartimos o las vendemos? Pero, si se plantea la existencia de varios herederos hay que ver qué es lo que le corresponde a cada uno… pero, ¿Cómo lo hacemos?

A lo largo de estos años he visto que nos podemos encontrar con distintas situaciones que voy a intentar explicar para intentar buscar la mejor solución: 

  • Si la relación es buena entre los distintos herederos se puede hacer una repartición más o menos “subjetiva” basada únicamente en qué es lo que le gusta o no a cada uno…y, a partir de ahí que cada heredero se quede con lo que más le atrae. El problema de esta repartición es que no sabemos el valor de cada una de las piezas y, puede ser, que una parte salga ganando y otra perdiendo (económicamente hablando). 

Por experiencia pueden surgir desavenencias cuando dos o más partes quieren una misma pieza o cuando una de las partes se siente en desventaja con respecto a las demás. 

En esos casos recomiendo igualmente una tasación de los bienes a repartir, bien sea del conjunto de todos los bienes del inmueble o, simplemente, de aquellos en los que pueda surgir algún tipo de problema futuro por su importancia tanto económica como sentimental. 

  • Si la relación entre los herederos (todos o alguno de ellos) no es lo buena que cabría esperar sin duda lo más aconsejable es hacer una tasación de los bienes que tengan una mayor importancia económica o aquellos que por su valor sentimental sean motivo de conflicto aunque su valor económico no sea muy alto. 

Hay que pensar que, muchas veces, piezas que se creen muy valiosas son en realidad “valiosas sentimentalmente”; bien porque se adquirieron en un momento complicado económicamente, bien porque proceden de antepasados, bien porque por algún motivo eran especiales para nuestro familiar o bien porque en una época pasada eran piezas realmente caras. 

Con un buen asesoramiento al respecto y escuchando las distintas partes se puede llevar a cabo un estudio adaptado a las necesidades de cada familia, con sus condicionantes y particularidades.

Es muy importante saber qué es realmente la pieza para saber CUÁNTO VALE. Pueden surgir muchas preguntas difíciles de contestar ¿Es el juego de café de plata o puede ser de alpaca? ¿De qué época es el cuadro que preside el salón? ¿Habría que certificarlo? ¿Es la pieza realmente de marfil? ¿Es original o una copia? ¿Cuánto valen realmente las joyas de la abuela? ¿Son realmente de oro y diamantes? ¿Cómo está de valorada en la actualidad una vajilla de Sargadelos? ¿De qué marca es esa cerámica? 

Hay que tener en cuenta que los tiempos han cambiado y a veces piezas que pensamos más destacadas económicamente no lo son y, sin embargo, piezas a las que no les damos un gran valor pueden ser verdaderas joyas en el mercado actual. Si, además, tenemos la suerte de que esas piezas no le atraen a ninguno de los herederos podremos obtener cierta rentabilidad económica con su venta. 

  • Otra opción (muy aconsejable) es hacer una tasación en vida de las piezas/enseres de una persona. Hay que tener en cuenta que si las piezas son de su posesión podremos conocer la historia de cada una de ellas (donde se adquirieron, si existía factura de compra, el valor inicial…) son datos maravillosos y muy valiosos para una catalogación y tasación lo más exhaustiva posible. A veces más que los propios propietarios de las piezas no sabe nadie de las mismas. 

Así mismo, es un buen momento para conversar con ese familiar sobre sus “tesoros” y darle el valor económico (pero también sentimental) que se merecen. 

INFORME DE TASACIÓN OBJETIVO Y PROFESIONAL 

La TASACIÓN PROFESIONAL DE ANTIGÜEDADES comprende un INFORME COMPLETAMENTE OBJETIVO en donde se tiene en cuenta la catalogación de cada pieza (fecha de ejecución, tipología, materiales, estado de conservación…) y se analiza en un inventario en donde a cada una se le adjudica un valor económico concreto de manera objetiva y sin ningún tipo de interés comercial por la misma. Es importante la sinceridad en las valoraciones atendiendo tanto a la importancia de la pieza como a la situación del mercado actual.  

Con ese VALOR ECONÓMICO CONCRETO se puede llevar a cabo una REPARTICIÓN MUCHO MÁS EQUITATIVA entre los distintos herederos mediante distintos lotes asignados a las partes en donde ninguno de ellos se sentiría estafado o engañado porque constaría con TODA LA INFORMACIÓN de cada una de las piezas de manera detallada. 

Es una solución fácil y sencilla para solucionar problemas familiares anteriores o, no menos importante, evitar problemas familiares futuros. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Acepto