jose-maria-pedraza

¿PORQUÉ VALE TANTO LA GIOCONDA?

En el verano de 1911, el Louvre rompió las estadísticas de visitantes, todo París fue al museo para ver una marca rectangular en la pared y los cuatro hierros que antes habían sostenido uno de los iconos de la historia de la pintura.

gioconda

Esta marca se correspondía con el archiconocido retrato de Lisa Gherardini, que pintó Leonardo da Vinci bajo el título de la Gioconda, en alusión al apellido de su marido.

Esta tabla pintada a principios del s. XVI llegó a Francia en manos del propio artista, que pasó en el país sus últimos años. Poco después fue adquirida por el rey Francisco I por un precio de 4000 coronas de oro, luego pasó a formar parte de las colecciones reales francesas.

A principios del s. XX la Gioconda se exhibía en el Salón Carré, entre las obras de otros famosos pintores, muy diferente del lugar privilegiado que ocupa hoy en día.

Cuando el museo abrió al público el martes 22 de agosto de 1911 una de las paredes del Salón Carré se encontraba con un espacio vacío; la Gioconda no estaba.

Aunque el museo, en un primer momento intentó ocultar el robo, la noticia trascendió velozmente a la prensa. El 23 de agosto la desaparición de la Gioconda acaparó páginas y titulares de periódicos del planeta entero. Todo el mundo buscaba el cuadro más famoso del momento.

gioconda

Portada de “Le Petit Journal” 1911. Jacondingue, 2011

gioconda

Periódico “ABC” 1911. Ogigia 2011

¿DÓNDE ESTABA LA GIOCONDA?

Fue en noviembre de 1913, más de dos años después de la desaparición, cuando el caso tomó un nuevo rumbo.

Eduardo Valfierno, era un joven marqués argentino que ferozmente había convertido la herencia de su padre en deudas. Acostumbrado a frecuentar los hogares de ricos coleccionistas de arte, se le ocurrió una astuta manera de recuperar la fortuna familiar. Pero para su plan era necesario un peón, ese sería Vincenzo Peruggia.

Aunque Vincenzo ya no era un trabajador del Louvre, sí había ejercido anteriormente allí como carpintero, trabajando entre otros en la caja que tenía, como misión fallida, proteger la Gioconda. El tiempo que pasó en el museo también le sirvió para familiarizarse con las rutinas, procedimientos y debilidades del Louvre.

El marqués convenció a Peruggia, ferviente nacionalista, que el retrato de Leonardo había sido expoliado por Napoleón de su patria natal. Así acordaron el robo con la promesa de devolver la obra a Italia.

Tras el robo Peruggia esperó al marqués con la pintura escondida rudimentariamente en su piso, pero Valfierno nunca volvió a por la obra original, ya que había vendido varias copias (6 en total) como si fueran la verdaderas.

gioconda

Representación del robo. BBC, 2013

Así que en 1913, motivado por el anuncio de Alfredo Geri, que decía que compraría cualquier pieza de arte, se decidió a deshacerse de la pesada carga y devolverla a Italia por fin. Pero gracias a Geri, director de la galería Uffizi, Vincezo fue detenido.

PERO… ¿CUÁNTO VALE?

Se dice que la fama de esta pintura recae sobre el misterio que esconde, la medio sonrisa, la indeterminación de quién podría haber sido la retratada, etc. Pero realmente dio el salto a la fama gracias a este robo y, como hemos visto, la repercusión mediática que generó, siendo titular en diarios de todo el planeta.

También el nuevo mercado que se creó de reproducciones del cuadro y todo tipo de productos gracias a la desaparición de la pintura, fue su mejor campaña publicitaria. Del mismo modo, también destacaron las versiones del cuadro hechas por otros artistas, incluso décadas después, como las realizadas por Dalí, Léger o Duchamp…

gioconda

Perfume Monalisa de Nueva York, por Richard Hudnut

gioconda

Anuncio del “Corset Mona Lisa”, Paris 1911

Para evitar que fuera nuevamente robada la obra fue asegurada por 100 millones de dólares durante su gira itinerante por Estados Unidos en diciembre de 1962. Tras la popularización de la obra su valor aumentó y su última tasación aproximada según consenso popular, asciende a 713 millones de dólares.

LA GIOCONDA EN LA ACTUALIDAD

Desde el 2005 se exhibe en la sala del museo, conocida como Salle de la Joconde, que ha sido adaptada para exponerla. En esta sala, protegida con hormigón y cristal antibalas y con un estricto control microclimático, pasará el resto de sus días. Tampoco volverá a exponerse fuera de Francia, pues la ley impide que abandone el país.

Nos puede parecer anecdótico que la marca en la pared recibiese más visitantes que la propia obra, pero la fama que alcanzó la Gioconda a raíz de su robo, sigue condicionando nuestra visión y, por lo tanto, el valor que le damos.

gioconda

Sala actual de la Gioconda. El País, 2014

Fuentes:

R. A.  Scotti. 2010.  El robo de la sonrisa ¿Quién se llevó la Gioconda del Louvre?
https://www.tinsa.es/blog/arte/la-gioconda-cual-es-el-valor-de-la-obra-mas-misteriosa-de-la-historia-del-arte/
http://www.ogigia.es/OGIGIA10_files/PASCUAL.pdf

Un artículo de Lidia Ramilo Valcowiak