IMG_3146

FERNANDO ÁLVAREZ DE SOTOMAYOR

Fernando Álvarez de Sotomayor y Zaragoza nace en Ferrol el 25 de septiembre de 1875 y será inscrito en el registro civil de Ferrol el día 28 de ese mes. Su padre era el marino de guerra Pedro Álvarez de Sotomayor, que se encontraba en el momento del nacimiento del artista destinado en la ciudad gallega como profesor de la Escuela Naval. Su madre era Asunción de Zaragoza, hija de José de Zaragoza, quien ocuparía importantes cargos políticos. Era tradición familiar el desempeñar puestos de militares y marinos, de una antigua y noble descendencia según se relata en el libro “Sotomayor”, e incluso era algo comentado por el artista en sus memorias.
 
En esos años se seguían los tres caminos destinado a los hidalgos; Iglesia, Mar o Casa Real. Su padre ingresó en la Marina de Guerra, llegando a alcanzar el grado de Teniente de Navío. Su abuelo paterno, José Álvarez de Sotomayor, fue caballero profeso de la Orden de Santiago y Mayordomo de Semana del Rey Alfonso XII.

Según autores sus primeros años estuvieron marcados por las penurias y las angustias propias del hecho de que se quedase huérfano prematuramente, ya que su padre había muerto con 33 años dejando a la madre del artista viuda con tan sólo 28 años y tres pequeños hijos varones; José, de cinco años, Fernando, de cuatro, y el pequeño, Francisco, de dos. Se tratará de una época de dificultades, que contrastaban con el pasado rico y generoso que habían tenido. Esta difícil fase de su vida la relata con exactitud el principal biógrafo de su vida, el Marqués de Lozoya, en su libro “Sotomayor”, ya que aunque su familia descendiese de un gran linaje, era característico que existiese un desnivel entre el lustre social de la familia y sus posibilidades económicas.

Cuando cumple los 10 años, en 1885, ingresaría en el Colegio de San Lorenzo del Escorial, donde un año antes ya estudiaba su hermano José. El hecho de entrar en esta escuela fue difícil para los hermanos, ya que tenían que alejarse de la familia, así como episodios de novatadas que el artista narra en sus memorias, las cuales marcarían sin duda su carácter. Su estancia en esta escuela coincidirá con la muerte del Rey Alfonso XII, a lo que además se vería obligado asistir a los funerales.
 
A finales del 1887 su familia se trasladará a Toledo, y el mayor de sus hermanos, el cual quería ser militar, comenzará en esta ciudad sus estudios, por lo que Fernando se ve obligado a terminar sus estudios de Bachillerato en esta ciudad en el Instituto de Segunda Enseñanza. Tras una corta estancia en la ciudad se trasladará en 1891 a Madrid donde ingresa como discípulo en el taller de Don Manuel Domínguez.
 
Tasación de antigüedades
  
Orfeo atacado por las bacantes, 1904
Óleo sobre tela 233 x 296 cm
Museo Nacional de Bellas Artes de Chile
 
 
Cuando en 1899 gana por oposición una pensión para la Academia Española de Bellas Artes en Roma la vida del pintor cambiará de manera trascendente. Tras pasar cuatro años en Roma, en 1904 regresará a Madrid, pero ya con una carrera exitosa debido a que en ese mismo año obtendrá la Segunda Medalla en la Exposición Nacional con la obra “Orfeo atacado por las bacantes”.
 
En 1905, después de cerca de 20 años de no visitar su tierra, viaja a Galicia, ya que su hermano José se casaba y la boda se celebraba en su tierra natal. Al año siguiente gana la Primera Medalla en la Exposición Nacional por el cuadro “Los Abuelos”, y en el año 1907 contrae matrimonio en La Coruña con Pilar de Castro, lo que hará que se vincule a su tierra natal. Ese mismo año obtendrá la Medalla de Primera Clase en la Exposición Internacional de Barcelona por su cuadro “El rapto de Europa” de temática mitológica.
  
En 1908, se marchará a Chile ya que el gobierno del país lo contrata como profesor de Colorido y Composición para la Escuela de Bellas Artes de Santiago, centro en el que permanecería hasta 1911. Ese año retorna a España, pero cuando le ofrecen la dirección de la Escuela de Bellas Artes acepta, con lo que deberá volver ese mismo año a América, donde estará de 1908 a 1915, siendo esa estancia de gran importancia para el desarrollo cultural del país. Organiza la gran Exposición Internacional de 1910, pero además sus enseñanzas en materia de pintura formarán escuela, conocida hoy como “generación trece” o “generación del Centenario” e incluso “generación Sotomayor”. 
 
En 1909 obtiene la Medalla de Oro en la Exposición Internacional de Munich, y al año siguiente la Medalla de Oro en Buenos Aires por su retrato del pintor Alfredo Helsby. Más tarde, en 1915, renuncia al cargo de Director y profesor de la Escuela de Bellas Artes de Chile y vuelve a España, no sin antes que el Gobierno de Chile le conceda la Encomienda de la Orden del Mérito.
 
Abuela y nietos,1916
Óleo sobre lienzo, 148×146 cm
Museo Nacional de Prado

 

 
 
Cuando ya se encontraba definitivamente en España es cuando centrará la mayoría de su temática en retrato y el asunto gallego, que tanto le atrajo desde que vuelve a Galicia para asistir a la boda de su hermano. Se transformará en el pintor de la corte de Alfonso XIII, que le encargaba retratos. Este hecho le dará un gran prestigio, y por su estudio desfilaban figuras de mayor esplendor social de España. 
 
 
Comida de Boda en Bergantiños 1917
Óleo sobre tabla
Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Madrid

 

 
 
En 1917 pintará la conocida obra de temática gallega “Comida de boda en Bergantiños” y será designado Hijo Predilecto de El Ferrol. En 1918 se celebra en La Coruña la Primera Exposición Regional de Arte Gallego en el que Francisco Javier Sánchez Cantón lo alaba diciendo de él que es el “inspirador e iniciador de una verdadera Escuela Gallega de Pintura”
 
En 1919 ocupa el cargo de subdirector del Museo del Prado, y en 1922, debido a la muerte de Aureliano de Beruete, Fernando Sotomayor es nombrado Director del famoso museo hasta el año 1931, año en el que renunciará al cargo. Pero el artista dirigirá nuevamente el museo en una segunda etapa, de 1939 a 1960, esta vez abandonado el cargo debido a su muerte.
 
Cuando en 1922 visita Londres por primera vez será por viaje turístico y de estudio que le sirvió para ver a grandes maestros como Reynolds o Condestable de los que se apasionaría. En ese momento ya formaba parte del Museo del Prado, pero a la vez seguía desarrollando su actividad pictórica con obras basadas en retratos y cuadros de género. Ese mismo de año ingresa como Miembro de Número en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en cuya presentación es alabado.
 
 
Tasación de antigüedades
 
  
Al año siguiente decide seguir viajando y lo hace esta vez junto a su hija Pilar a Berlín, Dresden y el norte de Italia, pero sigue a la vez con su trabajo de Director del Museo del Prado dirigiendo en 1928 la exposición conmemorativa de la muerte de Francisco de Goya. Así mismo sigue en estos años pintando a personalidades importantes de la política, aristocracia y el mundo de las finanzas.
 
Su tradición familiar, así como sus convicciones personales, estaban más acorde con la Monarquía que con una República, así que con el advenimiento de la República en 1931 renunciará al cargo de Director del Museo, así como a la Medalla de Académico de Bellas Artes marchándose a Londres para hacer efectivo su abandono del cargo, pero volverá a España, a su tierra, a Galicia, aunque no dejaría de viajar, y en 1932 marcha de nuevo al extranjero, esta vez a Francia donde inaugurará muestras en salas parisinas como la realizada en la Sala Charpentier donde obtuvo un gran éxito.
 
Al año siguiente muere el padre del pintor y éste se instala en La Coruña donde pinta cuadros magníficos de tema gallego de gran éxito hoy en día. En 1935 sufriría un serio accidente de tráfico que pudo costarle la vida, pero que restringe sus facultades físicas.
 
El pintor se encontraba en Galicia en 1936 cuando el movimiento nacionalista del general Francisco Franco se pone en marcha. Al frente del Negociado IX del Gobierno Civil funda y dirige la organización “Mujeres al servicio de España” que provee a las tropas de prendas. Pero además monta fábricas y talleres de importancia para abastecer al Ejército. En 1937, luchando por el bando nacionalista, muere con tan sólo veinte años el hijo del pintor, Fernando Álvarez de Sotomayor y Castro, que le supuso un profundo dolor. Al año siguiente es nominado Alcalde de La Coruña y durante esa época se ofrece a hacer un cuadro a la Virgen del Rosario, patrona de la ciudad, que acabará en 1946 y llevará a cabo con mucho entusiasmo.
 
En 1939, aunque aún no ha terminado la Guerra es restituido en su cargo de Director del Museo del Prado, e incluso es comisionado para recoger en Ginebra y traer a España el tesoro artístico español, depositado en el Palacio de las Naciones, donde organizaría una Exposición de Obras Maestras del Prado, a cuya finalización tomaría nuevamente la dirección del museo.
  
En 1945 el general Francisco Franco le encarga un gran cuadro de Isabel la Católica para el Castillo de la Mota. Ese mismo año se celebran en el Palacio Dalmases de Barcelona y en la Sala de Exposiciones de la Dirección General de Bellas Artes de Madrid dos exposiciones idénticas antológicas de sus cuadros.
 
En 1946 la Universidad de Chile organizará en Santiago una gran exposición de pintores de la época de Sotomayor, la mayoría discípulos suyos. En 1947 el gobierno español lo manda en misión especial a Buenos Aires encomendándole la organización de una exposición de pintura y escultura moderna española en el Museo de Bellas Artes de Buenos Aires, donde se exhibirían más de ochocientos cuadros y esculturas. Su misión era además de llevar a cabo la exposición retratar al Presidente Juan Domingo Perón y a su esposa, Eva Duarte de Perón, encomienda que cumpliría con satisfacción recibiendo elogios por parte de la prensa y de los interesados.
 
Tasación de antigüedades
Orando a la Dolorosa, 1949
Óleo sobre lienzo, 100x 80cm
Precio de remate:132.500 libras
Sotheby´s
Noviembre 2007
 
En 1953 realiza en Ferrol, su ciudad natal, una exposición de los mejores cuadros pintados en su vida, como homenaje despedida de su vida oficial de artista. Ese mismo año será elegido Director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, renunciando al mismo en 1955 por su avanzada edad.
 
En 1958 sufre la pena de la muerte de su hija María Josefa, y con 82 años que tenía además de pintar se dedica a escribir versos para expresar sus sentimientos. En 1960 sufre un fuerte infarto de miocardio, y finalmente muere en Madrid en el mes de marzo de ese año a los 84 años de edad. Su cadáver será trasladado a la cripta del Museo del Prado, donde se lleva a cabo su capilla ardiente. Se reunieron numerosas coronas de las instituciones a las que había pertenecido. Finalmente el cuerpo del artista recibiría cristiana sepultura en la Sacramental de San Isidoro.
Tasación de antigüedades
 
 
 
BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA:
  • ZAMORANO PÉREZ, Pedro Emilio. El Pintor F. Álvarez de Sotomayor y su huella en América. Universidade da Coruña Servicio de publicacións. Outubro 1994
  • V.V.A.A. Colección de Arte da Xunta de Galicia 1986-1993. Xunta de Galicia, 1995.
  • V.V.A.A. Historia del Arte Gallego. Editorial Alhambra. Madrid 1982.
  • V.V.A.A Fernando A. de Sotomayor. Fundación Barrié de la Maza. La Coruña 2004.
  • V.V.A.A Catálogo “Sotomayor” Palacio Municipal de Exposiciones Kiosco Alfonso. Ayuntamiento de La Coruña. La Coruña, Julio-Agoso, 1990.
  • V.V.A.A “Arte y ciudad en Galicia, siglo XIX” Fundación Caixa Galicia. Área Gráfica, Madrid 1990.
  • V.V.A.A. Catálogo de la Exposición “Fernando Álvarez de Sotomayor (1875-1960)” Decembro 98-Xaneiro 99. Centro Cultural Caixavigo. Xunta de Galicia, Consellería de Cultura, Comunicación Social e Turismo.
  • V.V.A.A. Retratos del Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. 9 de septiembre al 17 de octubre 1993. Centro cultural Caixavigo. Vigo 1993.