IMG_3146

¿POR QUÉ TASAR UNA ANTIGÜEDAD?

¿POR QUÉ TASAR UNA OBRA DE ARTE O ANTIGÜEDAD?

Algunos clientes nos preguntaron en un primer momento en la necesidad de TASAR una obra de arte o TASAR una antigüedad… en realidad lo que quieren es VENDER LA PIEZA EN CUESTIÓN.

En la mayoría de los casos, si se tasa una pieza lo que se pretende es saber qué vale para sacar el mayor beneficio de ella, pero la cosa no es tan sencilla…

Tal y cómo está el mercado en estos momentos, vender una pieza sin saber antes su valor es como jugar a la ruleta rusa.

venta de antigüedades

SI NO SABES QUÉ TIENES NO SABES CUÁNTO VALE REALMENTE.

Lo primero que necesitamos es conocer perfectamente la pieza. De qué época es, de qué estilo, con qué materiales está realizada, si realmente es una pieza genuina, etc.

Porque no es lo mismo una pieza “estilo Luis XVI” que una pieza “Luis XVI” y, por tanto, no valdrá lo mismo. No es igual un abanico con varillaje de marfil que un abanico con varillaje de hueso y habrá, por ello, una gran diferencia en el precio final. Hay piezas que por moda, como pueden ser los muebles de diseño, los objetos vintage o las piezas de Sargadelos antiguas, están muy buscadas actualmente y se pueden llegar a pagar en el mercado unos precios muy altos.

Si no se tienen los conocimientos adecuados, se puede no conocer este tipo de condicionantes y que, a la hora de vender una pieza, el precio que se consiga por ella sea mucho más bajo que su valor real.

Casos (completamente reales) como que un “profesional” ofrezca 75€ por una primera edición de un importante libro antiguo que está valorado en 800-900€ son más que habituales. Hay que tener mucho cuidado con las ofertas que nos hacen, ya que se pueden aprovechar (y mucho) del desconocimiento con respecto al valor de la pieza en cuestión.

En un INFORME DE TASACIÓN PROFESIONAL se recogen todos los datos relativos a la pieza y se estudia de manera minuciosa (estilo, época, autoría, etc.) para que la pieza quede PERFECTAMENTE IDENTIFICADA Y CATALOGADA. Tras ello, se lleva a cabo una comparativa con otras muestras de mercado completamente reales, por lo que el precio no es porque “un experto lo diga” si no por cómo está la situación de ese tipo de piezas en el mercado en ese momento.

Un TASADOR PROFESIONAL, al no tener interés comercial en la pieza (no desea adquirirla), será lo más objetivo posible en su trabajo, siendo de esa manera inversamente proporcional a los valores por los que se movería un COMPRADOR POTENCIAL.

La información es PODER y más en los tiempos que corren.

Si una pieza que vamos a vender en el mercado (ya sea a un particular o a un profesional) está perfectamente catalogada y sabemos CUÁL ES SU VALOR EN EL MERCADO, podremos escuchar diferentes propuestas económicas sin miedo a que estemos perdiendo dinero.

Hay que tener claro que saber el precio real que tendría la pieza no quiere decir que vayamos a alcanzar siempre ese valor en el mercado (dependerá de la situación) pero, en ese momento, es completa la decisión del vendedor de adjudicar la pieza por un precio que consideremos “razonable” (basándonos en la información aportada en el informe).

Desde GALANTIQUA intentamos asesorar, escuchar y ver las mejores opciones para conseguir una venta adecuada al valor real de la pieza.
Realizamos INFORMES DE TASACIÓN PROFESIONALES, completamente objetivos y reales.

tasacion antiguedades