El mueble modernista

Tras años caracterizados básicamente por el historicismo en lo que a arte se refiere, llegará un gran cambio en todos los países con una línea básica común: El modernismo. Surge a finales del siglo XIX y principios del XX. Se trata de un movimiento internacional de reacción contra lo que se hacía hasta en momento, marcado sobretodo por un espíritu de renovación, de cambio, que surgirá además en todos los campos, arquitectura, escultura, pintura y las llamadas por algunos autores como “artes decorativas”.

Silla Batlló
Irá evolucionando durante el periodo que va más o menos de 1850 a 1920, según país e historiadores. Se convertirá en una corriente internacional a favor de la reforma del diseño, que se extenderá a todos los ámbitos: ya no sólo a las “artes mayores”, sino también a jardinería, enseres domésticos, materiales decorativos, muebles y toda clase de accesorios.
En lo que se refiere a mueble hay que destacar la figura de William Morris en Inglaterra a finales del siglo XIX (a partir de las ideas promulgadas por Ruskin) que, frente al movimiento dehumanizador de la máquina propone la vuelta a la manera de hacer artesana. Se buscan piezas con una alta calidad estética, pero no sólo para las clases más altas, si no que se quiere llegar a todos los niveles (aunque finalmente sólo será para aquella minoría que podía permitirse este tipo de piezas).
Este estilo recibe distintos nombres según el país: En Francia y Bélgica se llamará Art Nouveau, en Austria Sezession, en Alemania Jugendstil, en Italia Liberty, en Inglaterra Arts & Crafts y en España Modernismo. Aunque es aceptado por muchos la denominación de Art Nouveau para englobar todos estos estilos.
Si bien encontramos diferencias según zonas, hay una clara base común y unas características perfectamente reconocibles: vuelta a la naturaleza, decoraciones naturalistas estilizadas, líneas simplificadas y fusión de estructuras, ornamentos y técnicas. Encontramos elementos como cisnes, pavos reales, mariposas, tórtolas, lirios, lotos, algas, hierbas, insectos y todo tipo de formas de la naturaleza entrelazadas.
Es muy habitual la marquetería y las incrustaciones de madera, así como contraste de color como puede ser añadidura de dorados o madera oscuras como ébano o incluso el marfil. Encontramos muchos muebles en donde el protagonista es el cristal o vidrio con hermosas vidrieras de colores que forman parte de la estructura.

Los muebles suelen ser en esencia funcionales, pero muchas veces se supeditan al efecto estético que se desea conseguir, creando verdaderas obras de arte. Se decora cualquier parte de la pieza como puede ser el travesaño o las patas con técnicas nuevas en la madera como la “curvatura” aplicada a los muebles por Thonet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Acepto